domingo, 4 de abril de 2021

A la luz de la resurrección

 

¡¡¡HA RESUCITADO EL SEÑOR!!!



SECUENCIA PASCUAL

Ofrezcan los cristianos
ofrendas de alabanza
a gloria de la Victima
propicia de la Pascua.

Cordero sin pecado
que a las ovejas salva,
Dios y a los culpables
unió con nueva alianza.

Lucharon vida y muerte
en singular batalla,
y, muerto el que es la Vida,
triunfante se levanta.

«¿Qué has visto de camino,
María, en la mañana?»
«A mi Señor glorioso,
la tumba abandonada,

los ángeles testigos,
sudarios y mortaja.
¡Resucitó de veras
mi amor y mi esperanza!

Venid a Galilea,
allí el Señor aguarda;
allí veréis los suyos
la gloria de la Pascua. »

Primicia de los muertos,
Sabemos por tu gracia
que estás resucitado;
la muerte en ti no manda

Rey vencedor, apiádate
de la miseria humana
y da a tus fieles parte 

en tu victoria santa.


Sí Cristo ha resucitado, si la muerte no es el final en el que acaban irremisiblemente los días de los hombres, si Él que dio la vida por nosotros está vivo, ya nada puede ser igual y nuestro gozo. En la respuesta que demos a la pregunta de si Cristo ha resucitado nos jugamos todo el sentido de nuestra vida. Es la mayor de las experiencias y hay que responder desde lo más hondo del corazón: SÍ, JESUCRISTO HA RESUCITADO.

Lo anunciaban las escrituras y Él mismo también así nos lo indicó. Hoy se vuelve a producir: el sepulcro está vacío, vamos a tenerle presente entre nosotros y empezar a vivir con otra mirada, la de verdaderos creyentes que ven al Señor que hace partícipe de su resurrección a toda la creación. Y tú ¿te quieres quedar al margen?

¿Cómo fue posible que un hombre ajusticiado en la cruz resucitara al tercer día? Aquí tienes el testimonio de los primeros testigos de su resurrección. Deja que Cristo te abra también los ojos a ti y empezarás a contemplarlo todo a la luz de su resurrección. 

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 20, 1-9

    El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
    Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo:
    - «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.»
    Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró.
    Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le hablan cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte.
    Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no hablan entendido la Escritura: que él habla de resucitar de entre los muertos.

Palabra del Señor.



viernes, 19 de marzo de 2021

San José, un santo espectacular

 

San José, un santo espectacular


Desde el 8 de diciembre pasado y hasta el 8 de diciembre de este año, estamos celebrando el Año San José, dado que se conmemoran 150 años del reconocimiento como patrono de la Iglesia al que fue padre de Jesús y esposo de la Virgen María.

Se desconoce más de él que lo que se conoce, pero aún así, desde siempre ha sido reconocido como un gran santo, que además como decía Santa Teresa nunca defrauda. Es el patrono y protector de los trabajadores, pero también de los moribundos. Pero, además es reconocido en los evangelios como un hombre justo y bueno, callado y trabajador. Aún así, si queremos conocer más de este hombre tan discreto, pero tan admirable, podemos recorrer un largo camino a través de innumerables escritos. Para no alargarnos nos vamos solo ha ceñir a la última carta apostólica de nuestro Pontífice, el Papa Francisco.

Aún así nos atrevemos a esbozar al menos algunos rasgos básicos de este santo tan espectacular:

- Un hombre que supedita sus planes, sus proyectos, a los proyectos de Dios, sin ni siquiera rechistar, porque conoce bien su pequeñez y sin embargo la grandeza del Absoluto.

- Un hombre escogido por Dios no por sus extraordinarias y excepcionales capacidades, sino por su bondad y pequeñez, pero con frecuencia lo que es pequeño a los ojos de los hombres y se nos pasa desapercibido, no lo es para nada a los ojos de Dios.

- Un hombre que siendo un sencillo carpintero tuvo que desempeñar una de las misiones más grandes de la historia de la salvación: cuidar a María y a Jesús.

- Un hombre que en su modestia y en su segundo plano, colaboró con María en la labor educativa del Niño Dios, que iba creciendo en sabiduría y gracia, magistralmente acompañado con el ejemplo de José.

- Un hombre que supo integrar la acción, el trabajo y la oración, y que con toda seguridad vivió en permanente presencia de Dios, aún cuando estaba clavando clavos y construyendo muebles para poder dar de comer a la Sagrada Familia.

Por todo ello, y por tanto más que nos queda sin decir: San José, ruega por nosotros y nuestro colegio.

Enlaces de interés:

http://www.vatican.va/content/francesco/es/apost_letters/documents/papa-francesco-lettera-ap_20201208_patris-corde.html

https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2020-12/papa-francisco-carta-patris-corde-san-jose.html

jueves, 25 de febrero de 2021

Bienvenida Cuaresma: oportunidad que no puedes dejar escapar

 La cuaresma como oportunidad



Dios, que es Padre misericordioso y nos conoce bien, nos concede de nuevo la oportunidad de vivir un tiempo de Cuaresma, de desierto y verdad. Salgamos de la rutina diaria y del acomodo y busquemos en verdad la voluntad de Dios.

En una Cuaresma bien aprovechada surgen inevitablemente las preguntas ¿Qué has de cambiar en ti? ¿Qué te pide Dios? ¿Cómo vivir con más autenticidad aquello que en verdad estoy llamado a ser?

¿Estás dispuesto a dejarte interpelar? ¿Vas a tratar de dejar entrar a Dios en tu vida y a comenzar a vivir de manera más espiritual?

Adelante, empieza a caminar. Confía que la presencia de Dios te va a ayudar a enfrentarte a todos los problemas y a vencer cualquier tentación, y entre ellas la primera la de la comodidad o la de la indiferencia. ¿Qué he de superar para mejorarte?

Adelante, la Cuaresma es un camino que te va a permitir cambiar y superarte. Recurre con frecuencia a la escucha y oración, la caridad (limosna) y el desapego (ayuno).

viernes, 29 de enero de 2021

Nos gusta cuidar la paz

 DÍA POR LA PAZ


Aprendemos a cuidar y cultivar actitudes pacíficas.

Como todo los años nuestro colegio celebra con verdadera ilusión la jornada escolar por la paz. Tanto es así que toda la semana vamos ya trabajando con los alumnos sobre lo que supone la paz, la convivencia en paz. cultivando actitudes de encuentro y no de hostilidad.

Es una labor que se realiza de manera interdisciplinar y además participando todos los cursos, desde los más pequeños hasta los mayores, porque la paz es uno de los grandes retos que Santa María de la Providencia: construir la paz desde la educación, soñemos con la paz y construyamos el sueño de un mundo en paz.

Busquemos la fuente de la paz en nuestra interioridad, aceptando quienes somos y lo que nos está ocurriendo, para pasar después al ámbito de las relaciones con nuestros semejantes, desde la gratuidad, la amabilidad y la búsqueda comprometida por el bien de todos. Finalmente, también debemos profundizar el la paz con el Dios del amor y la paz, con el Dios cristiano que acoge, comprende y acompaña. Porque si cultivamos también la paz en este último ámbito de la relación con el Padre, lograremos mantener una paz verdadera, conciliada, serena y  gozosa que con su ayuda nos permita ser constructores de paz, tanto en casa como en el colegio, es decir con nuestros familiares y con nuestros amigos.

No pierdas la paz, siembra la paz y cuida del otro compartiendo la paz. Es una tarea muy hermosa que a todos nos compete.

martes, 5 de enero de 2021

Tiempo de Navidad

¡¡¡Es Navidad!!!


Por si aún no te has enterado es Navidad, por eso no tenemos colegio, por eso estamos de vacaciones, sí para descansar y recuperar fuerzas, pero también para pasar más tiempo en FAMILIA, compartiendo momento que pueden llegar a ser especiales, si cuidamos de que efectivamente sean especiales.

Aunque no solo es Navidad por los adornos externos y los ambientes en los hogares y en los escaparates, es Navidad porque celebramos que somos FAMILIA también de Dios, que se hace hombre por nosotros.

¡Ojalá descubriéramos lo maravilloso de este hecho que nos vuelve a suceder año tras año como aquel en que nació en Belén! ¡Ojalá sintieras esa alegría transparente dentro de ti reconociendo en ese Niño al Salvador! Sí, míralo bien, no con los ojos consumistas de todos los días, sino con la misma mirada de María, de José, de los ángeles, de los pastores o de los Magos de Oriente, en el humilde pesebre rodeado de paja que brilla como el más puro oro, descansa el Amor! ¡Qué bendito silencio en la noche inmensa repleta de estrellas que no pueden apartar la mirada de la maravilla de ver al Creador como criatura!

Es Navidad, tiempo para contemplar, tiempo para compartir, tiempo para amar, tiempo para cuidar.

¡Muy feliz Navidad!  




domingo, 20 de diciembre de 2020

Cuarta semana de Adviento

 ADVIENTO

TIEMPO DE ESPERANZA


4ª SEMANA DE ADVIENTO

Tiempo de esperar, Hágase


cuarto_domingo_ad


Evangelio según san Lucas 1, 26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo:
– «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tú eres entre las mujeres.»
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo:
– «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»
Y María dijo al ángel
– «¿Cómo será eso pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó:
– «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.
Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»
María contestó:
– «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»
Y la dejó el ángel.

Palabra del Señor

Como María, que el Señor haga con nosotros según su palabra. Qué Dios se sirva de nuestra disponibilidad y nuestra entrega. Solo para los que esperan en Él y son capaces de colaborar con la generosidad de su vida, permiten que la Navidad ocurra en la discreción del seno de Nuestra Madre.

domingo, 13 de diciembre de 2020

Tercer domingo de Adviento: ¡alégrate!

 

ADVIENTO

TIEMPO DE ESPERANZA

3ª SEMANA DE ADVIENTO

Tiempo de alegrarse

3ºadv

Evangelio según san Juan 1, 6-8. 19-28


Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe.
No era él la luz, sino testigo de la luz. Y éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran:
– «¿Tú quién eres?» Él confesó sin reservas: – «Yo no soy el Mesías.» Le preguntaron: – «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?» El dijo: – «No lo soy.» – «¿Eres tú el Profeta?» Respondió: – «No.» Y le dijeron: – «¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?» Él contestó: – «Yo soy la voz que grita en el desierto: “Allanad el camino del Señor”, como dijo el profeta Isaías.» Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: – «Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?» Juan les respondió: – «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.»
Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

Palabra de Dios

Juan, el precursor, el primero que en el vientre de su madre reconoció con alegría la presencia de el Salvador, hoy nos vuelve a indicar que ya está muy próximo a nosotros, que podemos prepararnos para recibirlo. El Bautista responde a las preguntas y sabe darles cuenta a sus interlocutores de su propia identidad porque se conoce en referencia a Aquel que anuncia. Seamos como Juan, voceros de la llegada de Cristo en este pétreo desierto de la rutina, la pandemia y el desánimo. Este mundo necesita nuestra buena noticia.